La DMG, desde el inicio un milagro ...

Los fundadores de la DMG: Hans y Pauline Beck
Los fundadores: Hans y Pauline Beck
Un pequeño ático en Stuttgart-Korntal era oficina y apartamento al mismo tiempo
La primera central
El protocolo de la fundación de la DMG
El protocolo de la fundación de la DMG
Trabajando por la tarde en la oficina
Hans Beck con una colaboradora

¿Cómo nació?

Sucedió luego de la II Guerra Mundial, cuando Alemania se encontraba devastada: las ciudades estaban completamente destruidas, la gente conmocionada por los horrores de la guerra y el terror del régimen Nazi, confundidos al pensar en cómo fueron llevados por el mal camino, hambre, miedo, vergüenza y el profundo dolor al ver lo que la naturaleza humana puede llegar a hacer.

Cooperación es central

¿Podrá Alemania alguna vez encontrar un lugar en la comunidad mundial de naciones? ¿Existe aún un lugar para los alemanes en las misiones mundiales? Las conexiones con sus campos misioneros tradicionales fueron interrumpidas, los misioneros alemanes habían sido o expulsados de los países aliados o mantenidos en lugares especiales, sin posibilidad de salir. En el entretanto las iglesias locales se habían unido a agencias misioneras estadounidenses, británicas o escandinavas. Durante ese tiempo, las agencias estadounidenses tales como Greater Europe Mission (GEM) y Juventud para Cristo (Youth for Christ YFC) estaban ya predicando el evangelio en Europa (incluyendo a sus ex enemigos de guerra) e invitando a los europeos a volver a formar parte de las misiones mundiales siendo parte de los equipos de las agencias estadounidenses, las cuales se encontraban en gran necesidad de nuevos trabajadores. Por lo que habían dedicados jóvenes para ser entrenados en escuelas bíblicas en países vecinos como Suiza, en la cuidad de Beatenberg, siendo esta uno de los lugares de encuentro para conferencias misioneras durante ese periodo.

Aún así estos jóvenes necesitaban ...

... un grupo de apoyo en su país natal tanto para oración como para finanzas. En 1949 la Comunidad Misionera Suiza (SMG) fue creada con el propósito de enviar misioneros suizos al campo misionero internacional y de alguna manera aún los derrotados y desmoralizados alemanes aceptaron el desafío: Ocurrió en una conferencia misionera en Beatenberg (7 al 13 de agosto de 1951) cuando la directora del Seminario Bíblico, Sra. Gertrud Wasserzug, reunió a los participantes de nacionalidad alemana el día 12 de agosto para así formar una asociación que tenga como propósito ayudar a las iglesias en Alemania a enviar misioneros a los equipos de las agencias misioneras internacionales. La idea era que ellos no formarían sus propios equipos misioneros ni tampoco llevarían a cabo proyectos propios, sino que apoyarían a agencias misioneras asociadas para trabajar dentro de sus equipos y bajo su liderazgo de tal manera que la DMG se focalizaría en motivar a las iglesias, publicar peticiones de oración, preparar a los nuevos misioneros y canalizar las donaciones (mayoritariamente pequeñas cuotas de membresía).

Salida del matrimonio Liebenau a Etiopia. Más tarde, Gottfried Liebenau llega a ser director de la DMG.
Salida del matrimonio Liebenau a Etiopia
En 1953, Helmut Gaertner va a España y Marruecos como primero misionero de la DMG. Más tarde, el era uno de los fundadores de ERF (canál de televisión cristiana en Alemania).
Helmut Gaertner, el primero misionero
Elisabeth Schell era la primera colaboradora en la central.
La primera colaboradora Elisabeth Schell
Más colaboradoras vienen: Martha Beier y Hilde Heckeler.
Martha Beier y Hilde Heckeler

Alrededor de 20 personas

... entre pastores y laicos alemanes se unieron en ese día para fundar la "Comunidad Misionera Alemana" (Deutsche Missionsgemeinschaft - DMG). Un pequeño comité fue elegido y un laico, Sr. Hans Beck, se ofreció como voluntario para realizar el trabajo de oficina desde su departamento en Korntal, cerca de Stuttgart. Luego de 6 meses ya se habían unido más de 100 miembros a la comunidad y se eligieron a los primeros misioneros.

Un regalo con impacto

El pequeño ático en el departamento del Sr. Beck sirvió de oficina, recepción, living y dormitorio de las dos damas que formaban parte del equipo, por los próximos 7 años. Para el año 1958 ya había 2.000 miembros apoyando a 42 misioneros en el exterior y la cantidad de trabajo sobrepasó al pequeño ático. Una dama que apoyaba el trabajo vendió su casa y donó el dinero para que así se pudiese construir una casa cerca del lugar.

Crecimiento rápido – duplicación cada 12 años

Diez años después la misión había crecido a 70 misioneros por lo que la casa se hizo pequeña y tuvieron que nuevamente mudarse a una espaciosa casa de campo cerca de Sinsheim, la que se ha ido ampliando a medida que el número de misioneros ha crecido a poco más de 400, sirviendo en más que 70 países bajo el auspicio de unos 100 agencias misioneras asociadas.