DMG – Trabajando juntos en la obra de Dios

Amar a Dios con todo corazón y al prójimo como uno mismo (Lc. 10:27)
Vivir el evangelio en el día a día
1. Quiénes somos (nuestra identidad):

Somos una comunidad de personas que sirven juntos a Dios en todo el mundo. Nuestros 400 compañeros trabajan en más que 70 países, apoyando a iglesias evangélicas a cumplir su llamado de enviar obreros a todas las naciones.

Todos los cristianos son llamados a regalar el amor de Dios a otros, tanto en su propio país como fuera de él. Para cumplir este llamado, colaboramos con iglesias y organisaciones asociadas en el país dónde trabajan nuestros compañeros, sirviendo juntos en la obra de Dios en todo el mundo (missio dei). Nuestro lema es la declaración de Kapstadt del movimiento de Lausanne del año 2010: “Amamos a Dios, porque Él nos amó primero. Amamos al mundo, porque Dios lo ama. Amamos al pueblo de Dios, la iglesia, a la cual Dios ha llamado a ser bendición y luz para todas las naciones.”

2. Nuestra visión:
  1. Trabajamos para un mundo en el que las personas tengan un encuentro personal con Jesucristo. A través de este encuentro personal, las personas experimentan salvación y sociedades están siendo renovadas.
  2. Trabajamos para que iglesias cristianas sean una bendición para la sociedad, que puedan transmitir el amor de Dios a otros de manera efectiva y que apoyen a sus propios obreros en el exterior de manera competente.
  3. Trabajamos para un mundo en el que la gloria de Dios llene la tierra y  que todos los seres humanos puedan experimentar la bondad de Dios y lleguen a ser todo aquello por lo cual han sido creados (Apoc.7:9).
3. Nuestros valores básicos:
  1. Comprometidos con la Biblia, la Palabra de Dios, la cual nos da orientación clara en cuanto a la fe y a la vida.
  2. Depender de Dios: Confiamos en Dios, también en cuanto a las finanzas. La DMG es sostenida completamente por donativos.
  3. Vivir un vida de oración: adoramos a Dios, le damos gracias por Su ayuda, buscamos Su dirección y le pedimos por Su obra en el mundo.
  4. Estimar y apoyar a la iglesia con el fin de que todos los cristianos vivan su llamado de parte de Dios. (Mateo 28:18).
  5. Vivir en comunión unos con otros, sobrellevar las cargas unos de otros y dar y recibir perdón.
  6. Vivir la diversidad: Ver la diversidad de personalidades y formas de vivir la fe cristiana como un enriquecimiento.
  7. Vivir de manera sencilla, como buenos administradores de los bienes económicos que nos han sido confiados.
  8. Trabajar con organizaciones asociadas: iglesias locales y ONG´s nacionales e internacionales.
  9. Trabajar en otra cultura, usando conocimientos y experiencias profesionales específicos.
4. Lo que hacemos (nuestras metas):
  1. Vivir el evangelio en nuestra vida cotidiana: Amar a Dios de todo corazón y a nuestro prójimo como a nosostros mismos (Lc. 10:27).
  2. Proclamar a Jesús con nuestras palabras, hechos y nuestra vida; especialmente en lugares dónde Jesucristo todavía no es conocido.
  3. Ayudar a iglesias a servir a Dios en otros países, especialmente por medio de enviar y apoyar a sus obreros en el exterior.
  4. Representar a organizaciones asociadas en Alemania y ganar obreros para ellos.
  5. Acompañar y apoyar a cristianos que viven en otra cultura.
5. Como trabajamos:
  1. Amar a las personas, compartir nuestra vida y aprender unos de otros. Respetamos los valores de otros y sus opiniones personales.
  2. Estimar a las culturas, que reflejan la riqueza de Dios y albergan grandes posibilidades.
  3. Ayudar de manera integral, fomentar la autoayuda, descubrir potenciales y desarollarlos.
  4. Calidad en la vida y en el servivio, proyectos que perduran en el tiempo y que hayan sido planeadas y desarolladas en verdadera colaboración.
  5. Vivir una vida íntegra, vivir en la verdad, actuar de manera justa y objetiva cuando tratamos con personas que piensan de otra manera a nosotros.
  6. Transparencia en las finanzas y los proyectos, así como el rechazo rotundo de toda forma de corrupción.
  7. Ayudar sin esperar nada a cambio, independientemente de raza, sexo o pertenencia a una religión.
  8. Ser dispuestos a aprender y ser corregido: Seguimos aprendiendo, tomamos responsabilidad por nuestros errores y agradecemos la crítica constructiva.

© DMG, mayo de 2013