Jesucristo es el centro de nuestras vidas

Nos vemos cómo mensajeros del amor de Dios en un mundo perdido
Nos vemos cómo mensajeros del amor de Dios en un mundo perdido

La base de nuestra fe es el mensaje liberador de la Biblia. Construímos sobre el fundamento de la fe de la Alianza Evangélica. Encontrará más información sobre nuestros principios de la fe bajo el apartado Quiénes somos o en el modelo de la DMG. Nos definimos como mensajeros del amor de Dios en un mundo perdido. Aquí les mostramos palabras de la Biblia que son de importancia relevante para nuestro servicio a las personas a nivel mundial.

Palabras de la Biblia que determinan nuestras acciones

Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

Marcos 12:29-31

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

Mateo 28:18-20

Africanos leyendo la Biblia
Africanos leyendo la Biblia

Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones.

Marcos 13:10

Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

Miqueas 6:8

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Santiago 1:27

Jesucristo: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones.”

De Marcos 11:17

Que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido.

Deuteronomio 10:18

Y muchos mas...